MUEBLES DE MADERA MACIZA

Calidad por encima de todo en nuestros muebles

¿Economía?, ¿funcionalidad?, ¿elegancia?, ¿diseño? ¿Cuál de estas preguntas nos condiciona en mayor medida a la hora de escoger mobiliario para cualquier estancia de nuestro hogar? Pues, si bien es posible que en diferente medida, todas y alguna otra que nos hayamos dejado en el teclado, lo que no cabe duda es de que por encima de cualquier otro condicionante, lo que siempre exigimos como consumidores es CALIDAD EN LOS MUEBLES.

Es posible que el color de los muebles nos venga impuesto casi por la arquitectura de nuestro hogar, o por elementos de las que ya dispongamos. El propio uso de la estancia nos predispone también para según qué tipo de mueble. Incluso si vivimos en un loft, separamos ambientes a través de la diferenciación en el estilo de las piezas de muebles, o de su funcionalidad. En mayor o menor medida, tendemos, casi inconscientemente, a buscar más elegancia en un comedor principal que en una terraza de verano.

Pero en cualquier caso, lo que siempre exigimos a un mueble, independientemente de su precio, es calidad. Calidad en el diseño, calidad en los acabados, calidad en los barnices, calidad en los materiales. Y es aquí, en los materiales del mueble, donde se establece una distinción, en muchas ocasiones de carácter popular, pero no por ello menos cierta: un mueble de madera maciza es sinónimo de calidad.

A nadie se le escapa que un mueble de madera maciza, acompañado de un buen diseño, es más que suficiente para embellecer por sí solo una estancia. Y es que la madera del mueble nos procura elegancia, calidez, buen gusto. La belleza de la veta. La variedad de las maderas. La naturalidad de un barniz transparente. Los muebles de madera maciza son imperecederos, clásicos y modernos, funcionales y en sí mismos son objetos de decoración. Se pueden usar en cualquier estancia; salones, dormitorios, pero por qué no en cocinas y baños. Y por encima de todo, son muebles de calidad.

Búsquedas relacionadas